Deep Kongo lanzó esta semana su segundo trabajo discográfico. Quizás mucha gente no conozca la faceta experimental del músico José Martinez Ruiz, y es por eso que en esta entrevista dominguera podrás saber más al respecto.

|Por Marcos Gabarain|


Los comienzos

Es común ver al «Jose» en el escenario, usualmente al frente del bajo y la voz de Diasol, uno de los pesos pesados del Hardcore y la música marplatense en general. También, como parte de Son del Tambor y el cuarteto de surf rock Thee Orbits. Su lado experimental tal vez no tiene tanta visibilidad, y es menester que suceda.

Deep Kongo nació aproximadamente en 2010 cuando Martinez Ruiz trabajaba en la sala de ensayo «Dinamo». El desencadenante: la caja de ritmos Groovevox Roland MC 303. El nombre del proyecto nace de un apodo hacia su persona, y hasta tuvo en su momento una representación gráfica por Seba Acampante en una edición de su fanzine llamado «Fançoise«.

«A partir de ese día use ese apodo para mis grabaciones, experimentos en solitario, texturas, loops, remixes, etc. En ese momento también  tenia un proyecto de música experimental con Pato O’connor (DJ Yohanna) que se llamaba Matungo», recuerda Jose.

El músico también menciona a Coco, lugar armado en la Casa Francesa del puerto de la ciudad «con un grupo de gente hermosa con sed de experimentar y romper lo establecido… o re significarlo, destruir todo y volver a formar otra cosa». Esos años cortaron profundo en la consolidación de Deep Kongo como un proyecto a llevar adelante. Jose también advierte que «tal vez se le pueda llamar experimental, pero realmente no me considero un gran escucha ni conocedor de esa música, pero me encanta no tener ni idea de qué va a pasar cada vez que armo una maqueta nueva de tema.» El debut discográfico de Deep Kongo data del año 2017, que en poco más de media hora deja entrever sus intenciones.

La Entrevista

-¿Qué intentas transmitir con este proyecto?-

-Me gusta pensar que cada uno va a flashear algo distinto. Y va a pasar por distintas sensaciones, cada uno va a ir construyendo su mensaje basado también en su propia subjetividad. Tal vez, escuchando Deep Kongo puedan llegar a conocerse mejor a si mismos (jajaj). Esa es la idea. Yo solo pongo sonidos que me gusta escuchar y me entrego a la peli. No me gustaría por ahora asignarle un significado fijo a esta «obra», si tiene un uno para mi y eso me alcanza.-

-¿Cuando comenzó la grabación del EP? ¿Es un producto pura y exclusivamente hecho en Cuarentena?-

-El primer tema, «Tswana», que fue el último que termine de editar, es hijo de la primer semana de cuarentena. Pero a su vez, los loops de voces de tribus sudafricanas que son la base y el disparador del tema. Las tenía archivadas hacia años. Siempre estoy grabando y abandonando, y retomando.. y en esa dinámica van apareciendo o re significándose sonidos que ya había generado antes y formándose cosas nuevas. La cuarentena fue lo que terminó de permitir que pueda cerrar el EP, pero realmente todos los tracks se vienen macerando hace meses y hasta incluyen elementos mucho mas viejos.-

-Trabajaste a distancia con varios amigos que sumaron instrumentos, samples y hasta voces ¿Cómo fue esa experiencia?-

-Genial, a algunos les pedí algo especifico y en otros casos fue más libre, pero todos me «sorprendieron» (en realidad no, porque sabia que la iban a romper jajaj). Es increíble lo que se puede lograr a distancia, y más con gente con la cual tenés conexión. Es muy dinámico, y con los recursos que tiene cada uno, se puede lograr mucho más de lo que se piensa.-

Martinez Ruiz se permite decir que Deep Kongo «no es un proyecto pensado para el vivo, si bien he tocado 4 o 5 veces (Festival de Jazz, buenas noches TRImarchi, Museo Mar por mencionar algunos) no es lo que más me moviliza. Además, ya estoy bastante ocupado por el hecho de estar tocando en 3 bandas bastante activas. Pero alguna presentación de vez en cuando sale, tal vez la haga acá en AWS, si es que algún día podremos juntarnos nuevamente.»

Los beneficios de tener una sala de ensayo propia en su casa son taciturnos, visto y considerando que «si no puede venir nadie a ensayar, no tiene demasiados». Jose retruca aclarando que «no hace falta tener una sala para ponerse a grabar y producir. Hoy en día, tenemos herramientas virtuales muy poderosas que te permiten hacer lo que sea en donde sea.»

-Habrá más música de Deep Kongo?-

-Si, definitivamente. Mientras pueda, voy a seguir haciendo estos collages sonoros. Me divierte mucho ir generando los tracks, me sorprendo a mí mismo y eso es lo mejor jaja. Pero bueno es cierto que lo hago cuando el trabajo me lo permite, por eso no tengo 10 discos. También, me parece importante producir en el momento que uno tiene ganas y no tener presiones de ningún tipo, solo la exigencia que uno mismo se impone para llegar a lograr algo determinado.-

-Ya sea con Diasol como con Thee Orbits y Son Del Tambor, sos un músico activo todo el año en la ciudad. Personalmente ¿Cómo crees que revivirá la escena local de música en vivo y qué `podemos aprender de este aislamiento por el Coronavirus?-

La escena local en Mardel es muy fría. Igualmente aparecen cosas lindas y algunos lugares interesantes. Hay muchísima incertidumbre en torno a este fenómeno que es la pandemia. Espero que aprendamos a ayudarnos entre los que podamos, y que cuando volvamos a activar todo tenga una nueva vitalidad. Es clave entender que nadie se salva solo, y espero que surjan nuevas formas superadoras en cuanto al funcionamiento de las cosas. Siempre es bueno un renacer. Lo único que espero es que el precio de ese cambio no sea demasiado alto y que lo que ya estaba funcionando bien se mantenga.-

«Los que podemos entender es que hay miles de personas que no pueden darse el lujo de quedarse en casa, espero que aprendamos a desnaturalizar la realidad que nos ha tocado vivir y podamos transformar la empatía en algo útil para mejorarnos como sociedad.»

El Disco

El EP «2» de Deep Kongo consta de cuatro canciones nuevas y fue realizado enteramente por José Martinez Ruiz en AW Sonido, con la participación de Salomar, Nano Rizzo, Mariano Balestena, Tabaré Etcheverry y Ramiro Martinez. El arte de tapa fue obra de Federico Martinez.

 

Comentarios de Facebook