Gastón de La Cruz se alió con Nahuel Flores Catino y Valentino Sampaoli para grabar un nuevo disco en su carrera: Correspondencia. En esta entrevista sabremos los pormenores de la grabación, en la voz de sus protagonistas.

|Por Marcos Gabarain|


El Disco

Correspondencia fue concebido en enero en Artefacto Estudio con Agustín Seresini como técnico de grabación. La mezcla y el mastering fue realizado por Emiliano Méndez en Estudio Riquelme y el arte de tapa es una alianza entre Clara Maceira (foto) y Nicolás Santiñaque (diseño). El disco fue lanzado bajo el sello marplatense Discos ICM.

El disco se compone de 8 canciones, de las cuales una es vieja conocida. «Rio Narchy» ya forma parte del repertorio de De La Cruz en su anterior disco, Continuum. Se puede hacer el trabajo de comparar ambas versiones, ya que los formatos son diferentes (antes quinteto y ahora trío). La autoría de las obras se divide entre los tres miembros, resaltando De La Cruz como el que más composiciones aportó al álbum.

La Entrevista

Gastón De La Cruz fue quien ideó el proyecto y gestionó la grabación. El rol de líder, por así decirlo, le sienta bien: «Dirigir un conjunto o un proyecto musical me resulta cómodo. Principalmente por que la gran mayoría de las grabaciones que encaré, salvo por Niki Lauda, han sido de esa manera.»

El guitarrista se separa de su predecesor por varias cuestiones: «Mi anterior disco es muy homogéneo. La tímbrica es muy parecida. Por eso este disco es algo diferente e interesante. También, esto es un trabajo colaborativo»

-¿Respetaron la fecha del lanzamiento sin importar la cuarentena?-

-Si. Estuvo todo bien programado. También porque Valentino vive en Capital. Se vino a vivir a mi casa esa semana de enero en que grabamos. Sabíamos que iba a ser en abril, pero no el día específico. Otro factor fue el sello ICM, con quien trabajamos para lanzar el álbum siguiendo una estética y los tiempos correspondientes.-

«Mucha gente nos resalta lo bien que suena el disco, y eso es gracias a Emi Mendez que se ocupó de eso.»

Algunas de sus composiciones en el álbum salieron de trabajos prácticos que presentó en la carrera de Jazz que está cursando en Buenos Aires. Para Gastón, el hit dentro de Correspondencia es su canción final, «Mono y Del Oriente», una obra compuesta por el contrabajista Valentino Sampaoli, aunque se queja de su ejecución de la guitarra y advierte que «podría haber grabado algo mejor». También, destacó «Tríptico» y el solo de contrabajo que propició Sampaoli.

El trío en Artefacto Estudio. Enero de 2020.

Nahuel Flores Catino rescató composiciones anteriores que, según él, «estaban pensadas para otra agrupación» pero que pudieron acoplarse al proyecto. Es más, «Conceptualism» fue una de las primeras obras que realizó el baterista en el terreno del «Jazz moderno», aunque reniegue de ese término. «Verde Agua» estaba pensada para piano, por ejemplo, pero encuentran su armonía, esto en doble sentido, en Correspondencia.

Cuando se habla de influencias, Flores Catino hace un giro inesperado y resalta «la convivencia que tuvimos cuando grabamos el disco» como algo significativo. Él y Valentino (Sampaoli) no se conocieron en persona hasta que comenzaron a cranear el disco. Siempre fue vía Whatsapp que se mantuvo la conversación. Rescatables son para el baterista las cenas, las meriendas, las charlas y demás, que devinieron en unas «características particulares» de la sesión.

«Es increible que, cuando el proceso es tan intensivo, se puede lograr un nivel de conexión con alguien que no conoces», confiesa el baterista y califica al resultado del trabajo como «inmejorable» gracias a esa unión creativa.

Valentino Sampaoli también rescata la sinergia instantánea del conjunto: «Es un disco que en su totalidad se enmarca dentro de ciertos conceptos que nunca hablamos pero los entendimos desde la primera vez que nos juntamos. Con esto me refiero a la sonoridad en trío con Stratocaster-Contrabajo-Batería. Creo que eso fue el punto de partida. Este formato nos permitió sentirnos cómodos cuando apretábamos en la dinámica.»

«El nombre «correspondencia» se lo dimos con la música ya grabada, cuando uno de nosotros se dio cuenta que las músicas estaban llenas de dedicatorias o menciones (tal es el caso de «Djamil», «Mono y Del Oriente»). Así que creo que la pauta general fue hacer un disco a trío con músicas nuestras, explorando diversas posibilidades timbricas y dinámicas.»

Tal como mencionó De La Cruz, se programó bastante como iba a a ser el 2020 para este trío. No se puede evitar la cuestión de la Pandemia, y Sampaoli se encargó de hablar al respecto: «Como nos pasó a varios artistas, múltiples eventos se vieron cancelados y nos tuvimos que acoplar a eso. La idea primera era presentar el disco por estos tiempos en el tridente de ciudades Mar del Plata – La Plata – Buenos Aires. Cuando empezó a pasar todo esto, nos dimos cuenta de que iba a ser imposible ,así que nos enfocamos en sacarlo de manera digital. Creímos que tenía que salir y no podíamos esperar a presentarlo.-

El trío sonando en la jam de jazz del Club TRI, el pasado verano.

Lo Que Vendrá

«El futuro es incierto, y el fin siempre está cerca», advierte Jim Morrison en «Roadhouse Blues». Con la Pandemia en pleno desarrollo, es difícil dibujar un horizonte. Pero todo se adapta y encuentra su lugar. Por lo pronto, se puede transitar el disco con facilidad y esperar a que la «normalidad» regrese eventualmente.

Es De La Cruz quien avecina: «Ya estoy manijeando otras cosas. Hay nueva música para este trío y quiero que haya más lugar para la improvisación en la próxima grabación. Correspondencia es tal vez un disco más cancionero, y este género se orienta más hacia la libertad. Para ese lado me gustaría ir». Bueno, vayamos hacia la libertad, entonces.

 Podes disfrutar de la nota realizada a Gastón de la Cruz por el lanzamiento de Continuum haciendo click acá

Comentarios de Facebook