Jay Cianciarulo creó este año su alter ego trapero Abism0 y ya lanzó dos singles en esta cuarentena. Entrá para conocer el proyecto del hijo del mítico Cadillac y cómo decidió incursionar en un nuevo género.

|Por Marcos Gabarain|


La familia Cianciarulo cuenta desde hace un tiempo con una variedad de proyectos musicales, ya sea acompañando a Sr. Flavio en su banda (Jay en guitarra y Astor en bajo), disfrutando de la velocidad en Sotana (Astor en batería, Flavio ocasionalmente en bajo y Jay en guitarra y voz), conectando con su identidad surfer en Lost Marplas (Coco se suma a tocar el bajo) o con el poderoso trío Visión (el «Tano» Gallo en bata junto a Jay y Astor).

Ahora, Jay decidió primero jugar con el Trap para luego meterle intensidad para crear música nueva. Su interés por el género nació en 2019 «Desde que empecé a abrir mi cabeza y a disfrutar de todo tipo de música. Simplemente conectar con la música, dejarme llevar«. Entre sus influencias destaca a «toda la Rip Gang entera, sea Dillom, Sara, Taichu, Quentin. También me encanta Muerejoven, Kaktov, Molok0.»

«Realmente me gustó mucho la primera vez que lo escuché. Me di cuenta de muchos detalles musicales, que la mayoría de la gente ningunea, y dice: “es una mierda, no hacen nada, es puro autotune, etc.” La gente no tiene ni idea de lo que es escribir una letra, crear melodías, hacer un beat, etc.»

Cianciarulo encuentra un paralelismo entre el Hardcore Punk, el Grindcore y el Trap y menciona a Nascar Aloe y Kaktov como artistas que integran esa fila de artistas influenciados por esa música. «Me encanta y amo como va mutando todo. La música no tiene límites», advierte el músico.

-¿Cómo comenzó Abism0?-
-Arranqué con Abism0 porque realmente tenía ganas de lograr un sonido moderno y distinto a lo que venía haciendo. No porque sea “Trap” o porque esté de moda. Eso no me interesa, yo hago lo que me gusta y lo que siento que tengo que hacer. Me gusta mucho el hard Trap, me gusta el sad Trap, lo que sea. Voy a hacer lo que me de la gana porque no hay reglas.-

-¿Te resulta fácil hacer un beat?¿Por donde soles empezar?-

-Hacer un beat no es una tarea difícil en verdad. Amo hacerlos, hago como 3 por día, a veces 4. Me estoy auto-produciendo, y eso es algo que me encanta. Lo difícil en sí, en la música, es tener creatividad. Hay que enroscarse con los acordes, mezclar bien. ¡Que suene power! Yo amo distorsionar los 808, porque realmente me pide arruinarlos y que suenen como una motosierra. Es solo mi gusto. Suena como un bajo de grindcore. Arranco por el bpm y, depende del estilo del beat, veo que sigue. Si es muy hard, ¡por los 808! Es lo que más trabajo me lleva porque quiero ecualizar todo bien. Si es un beat sad, o alegre. Arranco por el piano. Acordes, arreglos, etc.-

-Ya tenés material de sobra como para ofrecer tus beats online ¿Te imaginás trabajando de Beatmaker en el futuro cercano o lo tomás más tranquilo?-

– ¡Definitivamente si! ¡Tengo muchos beats! ¡Y los estoy vendiendo! Para los que estén interesados, los vendo a muy buen precio y suenan re chetos amigo. Muchas horas dedicadas al Logic tengo.-

-Este es tu segundo single, el primero que incluye a tu hermano ¿Se vienen más canciones en esta cuarentena?-

-¡Se vienen mas! Sacamos un tema con Astor con una onda muy melódica, medio sad, porque tiene melodías muy lindas y tristes. El beat lo hice yo, y quedó muy piola. Realmente nos gusta grabar, crear música. Vivimos para eso y trabajamos de eso.-

Comentarios de Facebook