Acampante y 35 Filmms lanzaron hace días un documental sobre los mundos que transita el fundador de TRImarchi en sus incontables cuadernos de dibujo. Lo mágico excede a lo visual e involucra a la misma música que acompaña la filmación. El dibujante realizó la banda sonora original de Sobre El Dibujo con amigos de años. En esta entrevista de domingo, descubrimos el costado musical de un actor importante de la creatividad local y nacional.

|Por Marcos Gabarain|


El Documental en Sí

«Lumieres« es un ciclo de entrevistas/documentales dirigido por Gonzalo Ville que busca adentrarse en la vida y obra de las personas que están involucradas en la creación de contenidos artísticos. En esta ocasión, Sebastián Valdivia fue el elegido para mostrar, en un poco más de media hora, qué sucede en esos cuadernos donde arroja sus ideas. Cuenta con 14 capítulos que ubican a Acampante en tiempo y espacio, con sus garabatos, su entorno y su hogar.

Lo Que Nos Compete

El gancho para poder ahondar este trabajo es lo musical. Es así. Por el momento Duias Music es sólo Music. Quién sabe por dónde estaremos en unos años si la curiosidad no disminuye. La música original (prefiero ese término a «banda sonora») es obra del propio Acampante junto a Nicolás Pasetti en Contrabajo y Piano, Machingo Russo en Trombón, y Fonso en Piano.

Son, a simple vista, tres ambientaciones lungas y llenas de intervenciones para caminar entre árboles centenarios y sentir el temblor de la hoja al dar la vuelta. Ya se incorporó una de las 3 canciones a la playlist 2020 de lanzamientos marplatenses en nuestra cuenta oficial de Spotify.

Este Rubro

Yo tengo algo especial con las bandas sonoras. Me atraen mucho y puedo disfrutarlas por fuera de la película o documental per se. En mi colección de discos puedo destacar Blade Runner por Vangelis, la segunda entrega de Tron realizada por Daft Punk y Stranger Things por los hermanos Dixon. Le comenté recientemente a Seba que uno de mis sueños es poder realizar la música original de un producto así, o simplemente elegir música de otrxs para profundizar alguna escena especial. Qué se yo, no sé si lo lograré.

Acampante tiene su propia visión sobre esto: «Siempre encontré esta relación sinestésica entre música e imagen. Quizás diseñar tapas de discos siempre me hizo entender estas cosas como un complemento».

Para poder hacer un paralelismo con su real pasión, Valdivia rememora: «De chico me encantaban los libros, y mi familia estaba corta de recursos (mis viejos pasaron días muy chupados cuando yo llegué a la tierra). Mi mamá, para equilibrar la falta de libros y mi hambre de data, me rescataba información interesante y me la escribía en cuadernos Rivadavia. A veces me pegaba un dibujito, y yo le escribía algún epígrafe, o cuando había un texto, le dibujaba algo al lado. Esos eran mis primeros libros. Y a la vez, mi primera invitación a complementar. Después tuve el honor de complementar a artistas que respeto y admiro. Tanto con dibujos, como con animaciones. El soundtrack debe ser lo mismo, desde el sonido, pero mi acercamiento siempre vino desde el otro lado.»

Sebastían y Bety.

-¿Cuál es tu relación con las bandas sonoras? ¿Te interesan?-

-La música me interesa. Generalmente tienen este fin complementario, lo que las hace «vacías» cuando las escuchas solas, ya que dejan el espacio para que la imagen complete el resto. Eso hace muy ricas a las bandas sonoras de música original. El resultado suele ser un clima, una invitación a la mente a proyectar. Hace poco fui a ver a Antonio Sanchez, el baterista de la BSO de Birdman, solo por haber flasheado con su manera de abordar un soundtrack.-

El Name Dropping continúa: «El laburo de Ennio Morricone con  The Good The Bad And The Ugly es épico, el de Piero Umiliani en cualquier cosa que haga, o las cositas que hizo Mark Mothersbaugh para Wes Anderson. Después están las bandas sonoras que son grandes compilados. Están bien, me ceban, pero no dejan de ser eso. Una excelente selección».

Los Procesos

-Neil Young hizo la banda sonora de Dead Man con un método muy especial. Se metió en su estudio y grabó tomas y tomas frente a varios televisores que reproducían la película ¿Cómo nacieron las canciones? ¿Fueron pensadas con la imagen en mente o simplemente fluyeron de otra manera?-

No tuve la lucidez del amigo Young. Pero si me planteé generar los audios en el mismo contexto del Documental. El estudio de dibujo es donde se grabó la entrevista, pero encima, subiendo la escalerita, está el estudio de música donde compuse la mayoría de las bases. Cuando me bloqueaba, salía a pasear. La Suite, sin embargo, la compuse en México durante una residencia artística de dibujo en Tulúm, por eso el nombre, Suite Riviera.-

«Luego me contacté con mis hermanitos frecuenciales, Nico Pasetti, Maxi Russo y Fonso, quienes le sumaron alma analógica a estos collages digitales».

-Las grabaciones fueron en diferentes estudios. Trombón y Contrabajo en el estudio del Club TRI, Piano de Fonso en Estudio Saurio, y el Piano de la Suite en la sala del ECEM con ese hermoso y chirriante piano de pared. Toda la mezcla la hice en la Torre, en presencia de Boris, quien me prestaba sensibilidad y apoyaba cuando necesitaba percibir cositas mas finas. Y mis cuadernos, que atajaban todas la fichitas que caían.-

La tapa del disco también fue creación del dibujante marplatense.

-¿Qué rescatas de todo el proceso?-

Disfruto el sentido de diálogo que tiene trabajar con amigos. La vida creativa del productor de electrónica a veces se vuelve algo hermética y encriptada, todo finaliza encapsulado en sugerencias de uno, hacia uno. Acá nos permitimos dialogar sin prisa, grabando y ajustando detalles hasta el día mismo que había que subir el Documental.-

«Me gusta esta conversación relajada con otros músicos, sobre todo cuando vienen de instrumentos acústicos, porque hablan desde lo orgánico y amalgaman con la rigidez de lo digital. Humaniza estos fríos chiches que uso para hacer ruido y me aportan otra lógica».

Lo bueno de todo ese proceso también fue que no hubo un faro: «No buscamos música de referencia. Como dice Hermeto Pascoal, ‘el día que decidí comenzar a hacer mi música, regalé todos mis discos, y presté mayor atención a lo que tenían para decirme las rocas, los arboles y el arroyo’. Lo que si, nos permitimos inspirarnos en lo empírico. Como en el dibujo. Entregarse a lo errático

Presentación de «Los Gemas»

La experiencia de lo desconocido tiene siempre un dulzor prolongado cuando el empeño es extra: «Me gusta invitar a músicas y músicos  a que investiguen sus instrumentos paralelos en mis proyectos. Sus búsquedas secundarias. Por ejemplo, grabé trompetas con el guitarrista Julian Maliandi. Maxi Russo en “Las Hojas” tocó por primera vez un Marching Trombone (que se ve mas como una trompeta gigante que un trombón), el contrabajista Nico Pasetti se animó al Piano y Fonso, que conocemos mas por su guitarra y voz, también se aventuró a las teclas».

Cariños Amigos

A continuación, unas palabras para esos amigos que participaron en Sobre el Dibujo:

  • Machingo Russo: «Con Maxi tocamos mucho durante años, y tocar con él me evoca mucha libertad. Verlo improvisar tan cómodo sobre los delirios que propongo me hacen sentir su alegría. Es muy grato improvisar con alguien tan expandido».
  • Nicolás Pasetti: «Nico comparte un universo interno emotivo. Es como si aprovechase cada oportunidad de expresarse para mostrar una belleza que de otra manera no podría. Su encanto intangible nos queda registrado cada vez que tenemos chance de un rec».
  • Fonso: «Es un audaz que admiro un montón. Me encanta su energía y sensibilidad para expresar las cosas. Desde una oración hasta una melodía. Esta fue nuestra primer colaboración y quedamos encantados, el dialogo fue muy armónico, y la canción ganó muchísimo de este encuentro. Esta fue la primera de varias tonadas que se avecinan».

«Esta música, al ser tan caótica, permite el error, lo abraza, y todo se abre mas al flash. Algo que también me ayuda mucho de laburar en colaboraciones es el compromiso a que salga el track. Soy bastante vago a veces para retomar proyectos musicales. Los puedo tener en discos rígidos por años. Pero al grabar con alguien, siempre esta esa preguntita ‘cómo venís con eso que grabamos’ o ‘cuándo lo vas a editar’ y es clave. Sobre todo cuando estimo tanto a la gente con la que me junto a tocar. No me permito dejarles tirados«. 

La vagancia tiene sus frutos a largo plazo, tal vez. El marplatense advierte que tiene en el tintero unas colaboraciones con Marina de Ibiza Pareo, Marcos Basso, Julian Maliandi y Atu Savasta. 

Fonso en Estudio Saurio

-¿Pensarías post cuarentena en ejecutar estas canciones en vivo? Tal vez estoy flashando yo.-

-Ya Fonso me dijo de hacer alguna presentación en el ECEM. Estaría hermoso. No creo que salga ni parecido, pero zapar en base a esos tonos esos loops, siempre sale una sopita rica de esos encuentros.-

Acampante confiesa: «Nunca dejé de hacer música, quizás deje de mostrarla por mucho tiempo». Rememora nuevamente y admite que «en el 2009, luego de girar muchísimo con mis discos Volcanes y Pour Nos Jeunes (Casa del Puente 2006-2008), comencé una etapa mas experimental en Coco Manda, un estudio-aguantadero que teníamos en el puerto con una pandilla considerable. Ahí tocamos y grabamos muchísimo. Al estar José Gacelar (Deep Kongo/AWS) y Antonio Savasta (Los Dientes, MTLCBGXP, Scumfuck) en el equipo, accedíamos a todos los medios posibles de registro. Cinta, Cassette, Digital, lo que pinte. Hay muchísimo archivo de esos años locos«.

«En 5 años pasé por varias formaciones, Bucle Bukins, Las Walkirias, Los Dientes, MTLCBGXP, Masose, Falo da Merda, Socios del Camping, Big Up, Los Waskas, Libres Colibríes, Soldados Afrocaucasicos del Ritmo, Cannibal Pussy Destroyer, Quintetto Audiovisivo, MDA, Once, Los Gema y demás delirios efímeros pero muy intensos. Siempre registrando sonidos ambientes y sampleando cositas para cuando volvía al estudio y me aburría, ponerme a hacer collages sonoros (así salio el disco Maermelle, del 2013). Con esas bandas editamos cassettes (Falo da Merda), participamos en compilaciones de Vinilo (MTLCBGXP, MASOSE, Los Dientes), otras tantas digitales. Inclusive con Masose nos incluyeron en un compilado del Museo Nacional de Bellas Artes«.

Este «regreso» le sienta bien: «hacía muchísimo que no editaba algo como Acampante así en plan ‘vamo a calmarno’ y hacer algo a consciencia. Ya veremos».

-¿Te gustaría subir tus trabajos previos a streaming?-

-De una. Estoy evaluando mucho de eso. Y con Coco Manda, estamos pensando en reflotar nuestro sello BKL, y sacar a la luz teras y teras de delirios y deformidades onanistas.-

Tragos Naranjas . Duo de Dj Yohanna y Acampante. Los años de Coco Manda.

Ensoñaciones

-¿Dónde te encontrás actualmente en la música? ¿Preferís la musicalización a la ejecución o viceversa?-

-Hace años que vengo muy cómodo con pasar música en fiestas, galerías, encuentros, musicalizar situaciones, sin la presión performática de estar ejecutando. Una suerte de calibración frecuencial de un momento. Pero trato de cada 6 meses máximo hacer alguna catarsis pública, una puesta al día con aquelles que estén intrigados con mi búsqueda, o quienes quieran flashear un ratito.-

-Uno a veces es headliner de su propio festival mental, y más en la extensa cuarentena. En ese “acampante-palooza” ¿que artistas comparten line up con vos?-

-Jaja, qué lujo sería poder armarlo. Invitaría a muchos amigos y amigas, pero si me puedo sacar los caprichitos, traería unos nombres distantes de la wishlist: The Books, Burnt Friedman, Kara Lis Coverdale, Jon Hassel, Wolf Eyes, Flying Lotus, Laaraji, Beverly Glenn Copeland, y para la hora de la pari, Otto Von Schrirach, Paper Rad, Dan Deacon y Zombie Zombie.-

Hay terabytes de musicalidad dentro y por fuera de Acampante. Esas manifestaciones parecen un submundo para quien no vivió sus años más activos en la ejecución de sonidos y simplemente lo visualiza como un sonriente dibujante de camisas estrafalarias. Esto podrá re abrir cosas mágicas de antaño y para los antaños que vendrán.

 

Comentarios de Facebook