Si nombramos todas las cosas que hace Lourdes Rojo, esta pequeña introducción se convertiría más bien en un preámbulo. En una charla muy interesante, Lourdes habló sobre el mundo Sofar, cómo mejorar la escena y el rol de la mujer en la misma. Fotos por Pogo.

|Por Marcos Gabarain|


Sobre el Sofar

Sounds From A Room fue creado en Londres en 2009, para vivir conciertos íntimos y secretos. Hoy en día es una comunidad global con más de 400 ciudades inscritas. Una comunidad con un vínculo fuerte y relaciones que cruzan el globo.

«Los eventos de Sofar se dan en espacios cotidianos, en su mayoría livings de hogares, siendo secretos e íntimos. Se crea en ellos una experiencia única que acerca a los artistas y al público, y devuelve así la magia a la música en vivo», aclara su página oficial. Ahí está toda la información sobre cómo participar, cómo ayudar y a dónde ir. En Youtube se puede disfrutar del registro de las fechas.

La Entrevista

Lourdes es un torbellino, pero del bueno. El teatro la ayuda a manejar sus tiempos. Admite su verborragia, pero su energía es lo más preponderante. Además, tiene un don para manejar grupos humanos. Casi que nació para dirigir.

Su trabajo fijo es como contadora, todo lo demás lo hace ad honorem y por el placer de gestionar eventos culturales. «No me entusiasma generar una remuneración con esto. Se lo dije a Rafe, fundador de Sofar: ‘El día que me hagas cobrar entrada, como en Estados Unidos, yo no hago más los Sofar'».

Sofar es, según sus propias palabras, un «lugar de encuentro diferente. Se prioriza el misterio, ya que la gente no sabe a dónde va a ir y quién va a tocar.»

—¿Cómo llegaste al Sofar?

—En 2015, mi ex novia me hizo el contacto con Hernán, el jefe de Sofar Buenos Aires, mediante una amiga suya. Yo llegué de caradura y tenía miedo cuando se realizó la propuesta. Toco desde los 18, pero no tenía tanto conocimiento de bandas y lugares para tocar. Eso me sirvió mucho.

Sofar Mar Del Plata es hoy en día uno de los polos con mejor repercusión en el país. Lourdes afirma que «la gente que maneja los Sofar en el interior nos pregunta cómo hacemos tal y tal cosa. El vínculo está bueno». Ocho personas trabajan activamente. Puede haber adicionales, pero ese es el plantel fijo que se encarga de llevar a cabo las fechas.

«Nunca voy a hacer una fecha que incluya solo artistas de afuera. Hay que buscar un equilibrio con artistas locales, siempre»

—¿Cuál fue el Sofar que más disfrutaste?

—El de Barakus fue tremendo. La banda siguió tocando y bailamos toda la noche. Hay hasta una ilustración sobre esa noche. Fue un momento re lindo como grupo. La noche perfecta.

—¿Qué te queda por lograr dentro del Sofar?

—Creo que la ambición se termina ahí. Me encanta sostener el espíritu. Respeto el formato, y pienso que lo que estamos haciendo es increíble. Y cuando uno lo hace sin ánimos de ganar plata, tiene que estar cómodo. Invierto la ganas que quiero invertir para que esto se pueda sostener en el tiempo. Ser realista y hacer cosas realizables.

Lourdes forma parte del equipo de Sofar, de la sección artística de las charlas TED, de Careta (un Sofar dirigido al teatro), de la banda Fauna junto a su esposa (en la cual toca la guitarra y canta), gestiona los eventos SolidarizARTE a beneficio y también es protagonista del colectivo Somos Muchas Músicas, que impulsa el arte femenino de autor en la ciudad.

«Hay una movida  músical femenina copada y, gracias a que se formó ese grupo (más de 80 mujeres), nos hemos dado a conocer todas. Es genial. Siempre que hice un Sofar incluí artistas femeninas, y lo hice naturalmente. Siempre lo cuento. Me metí para generar sí o sí, no me gusta perder el tiempo. Así que generé la primera zapada en el CCAVE y fue algo genial. La idea es hacer un festival de mujeres dentro de poco».

—¿Cómo ves a la escena musical marplatense en este momento?

—La cultura en general está bastante bastardeada. No hay facilidades de los lugares para poder hacer un show. Y desde la cultura del municipio no hay una política que favorezca las artes. Hay mucho talento en Mar Del Plata, y falta generar una red para facilitar el acceso a todo lo que concierne a la música.

Finalizamos la charla con un alúd de buenas ideas y un vínculo a fortalecerse en el futuro cercano. Indudablemente, Lourdes es otro pilar de la cultura y una incansable trabajadora. Su historia y su día a día con todo lo que genera merece un reconocimiento y una visibilidad.

Como es costumbre ya, en Duias le pedimos a las personas entrevistadas que armen una playlist de Spotify donde puedan arrojar lo que vienen escuchando, lo que quieren recomendar, etcétera.

Comentarios de Facebook