Luego de algunos viernes sin revisionismo en Duias Music, retomamos la columna con un viejo clásico del punk marplatense. Fantasy de Loquero es el disco elegido para volver con las pilas recargadas y seguir sumando material al archivo de la ciudad.

|Por Makú Rodríguez|


Hay bandas que con tan sólo escucharlas te transportan a ciertos lugares. Lógicamente esto tiene que ver con el valor y significado que le otorgamos a los grupos que nos gustan. El hecho de que nos transporten, no tiene que ver únicamente con un tipo de música volada o viajera que se preste a inducirnos en un recorrido cuasi místico para llevarnos a un paraje delirante e imaginario. Particularmente me sucede con bandas y discos que escuché hasta el hartazgo en mi infancia o adolescencia. Canciones y melodías que me transportan a viejas tardes barriales en mi queridísimo Villa Urquiza.

A veces se puede tornar bastante duro. Más que nada para aquellos corazones sensibles que asocian la música con personas que ya no forman parte de nuestra vida o, simplemente, ya no forman parte de este plano real. Lo mismo sucede con los lugares. Alguna calle por la que transitabas escuchando un disco para ir a ver a esa persona. Pasar por la puerta de la casa de alguien que ya no está y rememorar canciones compartidas. Creo que con todo esto que estoy diciendo podemos darnos cuenta de que el revisionismo y la nostalgia van de la mano.

Retomando la parte de los corazones sensibles, el disco del que vamos a hablar hoy denota mucha sensibilidad. En realidad, es un cóctel explosivo de diversas emociones. Quizás divague entre la nostalgia, la tristeza, la locura y hasta lo indescifrable.

En lo que respecta a discos de larga duración, Fantasy es el tercero de Loquero y vio la luz en el año 2001. La banda comandada por Chary comenzó a tocar en los albores de la década de los 90. Desde mi punto de vista, es una de las bandas más representativas que tiene nuestra ciudad. No sólo a nivel local, ni tampoco nacional. Loquero es una banda que trasciende fronteras y representa a nuestro país en las grandes ligas del punk en castellano.

Desde sus inicios Loquero siempre tuvo una impronta más que interesante. Letras oscuras marcadas a fuego por vivencias personales. No me atrevo a decir que fue una de las primeras bandas en agregarle contenido oscuro al sonido del punk por miedo a que algún purista me lea y me trate de novato. Más allá de eso, es innegable que es una banda que irrumpió en la escena con canciones repletas de oscuridad y turbiedad.

Loquero fue una de las primeras (de hecho, si no me equivoco, la primera) en presentarse en la mismísima Vinoteca Perrier. Dato no menor para clasificarlos como una de las bandas más importantes dentro de nuestra ciudad. Fueron los elegidos para darle el puntapié inicial a un lugar repleto de historias, por el que pasaron grandes artistas de renombre local, nacional y hasta internacional.

Loquero en vivo

Fantasy por momentos me parece un disco romántico. Lógicamente, nunca dejando de lado los destellos de nostalgia y remordimiento, lo veo como una declaración de amor constante. Si bien posee canciones que son una suerte de fábula, no deja de tener gemas amorosas que hasta el día de hoy me siguen pateando el pecho, haciéndome socavar en los confines de mi corazón.

Particularmente los tengo muy arraigados a la ciudad, de hecho, es una banda que siempre disfruté mucho en vivo, más que nada de verlos en Mar del Plata. Generalmente cada vez que tocan en nuestra ciudad, la convocatoria es muy numerosa. Creo que tiene todo el sentido del mundo. Loquero despierta un sentimiento de pertenencia grandísimo y eso se nota cada vez que tocan acá.

Este disco llegó a mis manos cuando me mudé a Mar del Plata. Si bien los escucho desde pequeño, las cuestiones de la vida me llevaron a que, inconscientemente, me enamorara de la voz de Chary cuando aterricé en Mar del Plata. De hecho, una vez en un recital en Capital un viejo amigo me dijo: “Qué lindo que te hayas ido a vivir a Mar del Plata, allá tienen a Loquero. Desconocía esa información. Creo que fue desde ese momento que pude tolerar la idea de vivir en esta ciudad, o al menos sirvió para que mi adaptación sea menos tediosa y me encariñara un poco más con Mar del Plata. Fantasy tiene eso. Si bien ya resalté el sentido de pertenencia que despierta Loquero, es una banda que remite constantemente a nuestra ciudad y su música, por lo menos a mí, me sitúa siempre en Mar del Plata. Fantasy es una manera de no alejarse nunca de nuestra ciudad.

Más arriba hablé acerca del amor y de los coletazos románticos de Loquero. Las primeras canciones que dediqué pertenecen a este disco. Durante mucho tiempo sus canciones hablaban por mí. Quizás se me hacía más fácil. Dejaba que canciones como «Espabilé» o «Era un día perfecto» hablaran por sí solas. Así como Fantasy y sus canciones representaron las dulces sensaciones de mariposas en la panza, también estuvieron presentes en aquellos momentos en los que el amor se lastima y deja de existir. Digamos que representa la antítesis del amor con sus cosas positivas y negativas.

En lo que respecta a lo musical, no se queda en la sencillez del punk y el minimalismo de las guitarras tocando quintas hasta el hartazgo. Es un disco que está muy bien trabajado en cuanto a sonido y producción. De hecho, las canciones de Fantasy por momentos se asemejan más al género canción que a la rabieza y la velocidad característica del punk. Si bien en algunas canciones la batería apura a los demás instrumentos, llevando a cabo temas con la rapidez que necesita el punk, es un disco que se centra más en la poesía de Chary que en otra cosa.

El disco cuenta con algunas participaciones particulares. Por ejemplo la canción «Cocktail», una de las más oscuras del disco, tiene a Julieta Monson de Ubika como invitada. También hay apariciones pero desde la lírica. En «Muchachos», Chary exclama “hoy me llamó Ricky y me dijo lo difícil que es…”. De pequeño siempre pensé que ese Ricky era nada más ni nada menos que Ricky Espinosa de Flema. Pero bueno, es tan sólo una teoría que elijo creer por amor.

Chary, cantante de Loquero (Foto: La Tinta)

Obviamente, Fantasy tiene lugar para el desamor y la tristeza en canciones como «Corazón Mojado» y «Rusita». Destaco siempre la poesía y la lírica de Chary a la hora de escribir. Una mezcla entre sutileza y sencillez que van a la perfección. Ni hablar de «Atlantida», creo que es una de las canciones más emblemáticas de Loquero y, además, la que da inicio a este gran disco. Por otro lado, los destellos veloces en «Chocolate» y «Guardame», ambos temas son los más pogueros de Fantasy.

Las emociones son diversas, al igual que los sentimientos y los estados de ánimo que presenta Loquero en este disco. Desde mi punto de vista, uno de los mejores, no sólo de Loquero sino del punk argentino. Estimo que más de uno se va a sentir identificado al decir que los sentimientos adolescentes están muy arraigados a las 17 canciones que nos regalan Chary y compañía con este álbum.

Comentarios de Facebook