Segundo revisionismo de cuarentena y es momento de agarrar la guitarra y bajarla varios tonos. Endless Fear fue una de las tantas gemas del under que respiraron dentro de nuestra ciudad y apostaron por el metalcore y los breakdowns incendiarios.

|Por Makú Rodríguez|


El aislamiento social, preventivo y obligatorio sigue rigiendo dentro de nuestras vidas y la escritura es uno de los tantos escapismos que tenemos a mano. Esta columna dejó de ser una suerte de máquina del tiempo para convertirse en un mecanismo de salida, derribar las cuatro paredes de mi habitación (ahora devenida en oficina) y sentirme en libertad al menos por un rato. Convengamos que la combinación expresión/música siempre fue una linda forma de evadir la realidad y los problemas.

Como soy fiel a mi estilo y acá no vengo a hablar sólo de música, abro el consultorio un rato y después nos metemos de lleno con nuestro principal objetivo. Igual, todo tiene que ver con todo y la banda de la cual voy a hablar hoy se relaciona directamente con mi estado anímico y con el contexto que estamos viviendo. La cuarentena nos robó el otoño y sólo nos queda contemplar el cielo gris desde nuestras ventanas. Nos acompaña la música de la cotidianidad: una pava que hierve, el maullido de un gato o algún disco que suena olvidado en nuestro reproductor. Todo ese clima devenido en nostalgia tiñe la rutina de nuestros días de aislamiento.

Cada uno musicaliza sus días como quiere. En mi caso es relativo. Hay días de lluvia que prefiero pasarlos escuchando American Football o algo completamente antagónico como Darkthrone o Thelonious Monk. Aun así, no cabe duda que una de mis actividades preferidas antes de que existiera este nuevo modo de vida, era caminar por la Plaza Mitre un día nublado escuchando Being As An Ocean, Counterparts o Architects. Por ahí viene la columna de hoy.

Percibo al año 2008 como una de las explosiones del metalcore y post hardcore en Argentina. Tal vez la visita de It Dies Today y Throwdown fue el punta pie inicial para todo lo que vino después. Ambas bandas se presentaron juntas a fines de 2007 en el Salón Pueyrredón. En aquellos años había una escena muy nutrida, no solamente dentro del metalcore, sino en lo que concierne al hardcore y todas sus vertientes. Época dorada de bandas como El Eterno Enemigo y Reconcile, sólo por mencionar algunas, pero si me pongo a hablar de la escena hardcore post noventas en Argentina esta columna sería interminable.

Formación del Ep Hacia Nuevos Puertos. Foto por Mati Di Salvo

Aun así está bueno para entender el contexto. La información siempre tarda un poco en llegar a nuestro país y la escena tiende a seguir ciertos estándares de época que vienen desde Norteamérica o Europa. En una época imperó el denominado hardcore moderno, luego todo mutó a powerviolence, para más tarde devenir en el llamado “hardstyle” de la mano de Turnstile e Incendiary. No es un defecto ni nada por el estilo, es una realidad ineludible en tiempos de mucha información.

Mar del Plata siempre tuvo mucha calidad y, en menor escala que Capital y alrededores, supo acoplarse a esta oleada de bandas. Debo reconocer que nunca fui muy adepto al metalcore en mi adolescencia, lo descubrí de más grande. Antes de venir a vivir a Mardel, allá por el 2014, en mis años de seguidor de bandas como Shaila o Jordan, indefectiblemente convergía con fanáticos de bandas como Deny, Melian y Oliver. Mis conocimientos llegaban hasta ahí a nivel nacional, aunque debo reconocer que había una que me volvía completamente loco: Dar Sangre. A mi humilde parecer, los mejores.

En nuestra ciudad existieron varias bandas que llevaron en alto el estandarte: Cursing Your Remains, Sentenced Of Death (aunque más por el lado deathcore), Rise, Atlas, Zaitgest, When I Die, Dies Irae, Run For Your Life, sólo por nombrar algunas. En paralelo a algunas de estas bandas, comenzó a gestarse la musa inspiradora de la columna de hoy.

Endless Fear se formó a mediados del año 2009 y se sumó a toda esta camada de bandas. En el año 2010 grabaron un demo de tres canciones que me parece excelente. El sonido es bien crudo y desgarrador. Desde mi punto de vista y una vez inmerso en el universo metalcore/post hc me di cuenta que este es el sonido que me gusta. No reniego en lo más mínimo de su segundo material, porque realmente me parece una pieza impresionante a nivel sonido, pero destaco mucho la crudeza y el corazón que pusieron en su primer demo.

Luego de varios años tocando dentro del circuito marplatense, Endless Fear se posicionó como una banda referente a nivel local. Con el correr del tiempo fueron cambiando algunos miembros y llegaron a tener tres cantantes distintos. Esto no fue un atenuante para la calidad de la banda. Luego de la salida de su primer demo, tuvieron que pasar tres años para que Endless Fear mostrara nuevo material.

Hacia Nuevos Puertos fue lanzado en el año 2013 y es un Ep de tres canciones. Al momento de la grabación la banda estaba conformada por Bartol en guitarra, Joaquín en batería, Hipo en bajo y Lucas en voz. El salto de calidad entre el demo y el Ep es muy grande. La comparación es una tendencia usual en escenas más reducidas. Si tengo que caer en esa voy a decir que Endless Fear no tiene nada que envidiarle a bandas super producidas de la escena nacional como Melian o Deny.

Las canciones que integran Hacia Nuevos Puertos son «Nyssa»,«Escritos» y «Olas». La última canción mencionada cuenta con la participación de Lucho de Pura Vida en la voz. Las letras denotan una gran cantidad de nostalgia y expresan mucho sentimiento. De por sí la portada del Ep indefectiblemente nos sitúa frente al mar junto a todas las emociones que eso conlleva.

Obvio que todas las columnas están atravesadas por la subjetividad. Hacia Nuevos Puertos es un Ep increíble. Tuve la suerte de verlos dos veces en vivo: una en Vinoteca y otra en Zwan junto a Crucial Pit, Austeridad (Rosario) y Knockout (Rosario). Endless Fear es una de esas bandas que defienden a la perfección sus trabajos en estudio. La composición de los temas está bien estudiada y cuentan con gran dinamismo y técnica. De más está decir que son grandes músicos.

Luego de la salida del Ep tocaron algunas veces más. Cambiaron nuevamente la formación e ingresaron el Tom León en guitarra y regresó Nico, su primer cantante. El grupo continuó hasta 2015 y, sin ningún tipo de anuncio de separación, se alejaron de los escenarios hasta el día de hoy.

Sin saber detalladamente el porqué de su ruptura, siento que Endless Fear tenía mucho más para ofrecernos. Más allá del gusto musical, cualquier persona que escuche Hacia Nuevos Puertos puede percibir la gran calidad y potencial que poseía la banda. Afortunadamente nos dejaron un demo y un Ep como documento histórico de una movida que supo ser bastante fuerte a nivel nacional y local.

Comentarios de Facebook