Rubén Montoya lanzó Natem, primer trabajo discográfico de su proyecto solista Sinruido. El marplatense habló sobre la génesis del proyecto, la influencia de sus viajes en su música y lo que generó la pandemia en su producción.

|Por Marcos Gabarain|


El Disco

Natem es un EP de tres canciones compuestas, producidas, grabadas y mezcladas por el propio Montoya en estudios Torino 3000, Mar del Plata, entre Febrero y Mayo del 2020. La masterización fue realizada por Matías Arano en Estudios Una Nube, Santa Clara del Mar. El arte de tapa estuvo a cargo de Carla Bresciani, de Ecuador.

El EP, que ronda los 18 minutos de duración, está disponible en todas las plataformas de Streaming, y ya forma parte de la playlist 2020 de lanzamientos marplatenses en nuestra cuenta de Spotify.

La Entrevista

– ¿Cómo se dio la concepción de las canciones? ¿Son tracks que venías ejecutando en vivo?-

Se fueron dando desde la producción directamente. Si bien se buscaba un concepto sonoro y un humor, los laburé directamente desde el Live, y a medida que iba produciendo se iba desarrollando la canción. Es un método diferente al que usaba con el formato banda, donde se parte desde una base. En los primeros bocetos de canciones, trabajé con canciones que ya venía haciendo en vivo.-

– ¿Ya tenías planeado grabar este año o fue la pandemia la excusa perfecta?-

Ya tenía pensado grabar este año. Era uno de los objetivos principales, y también la pandemia ayudó. Ya venía con la idea de encarar el formato de grabación. Lo que más quería hacer, desde un principio, era tener las herramientas para poder trabajar tranquilo y experimentar un poco. El distanciamiento social colaboró a que me meta bien de lleno en el disco. El año pasado empecé clases de producción con un profesor para poder empaparme en la cuestión de las herramientas de grabación.-

– ¿Hay una linea conceptual que ronda el EP?-

– Hay una estética sonora que ronda el EP. Traté de llevar el pulso electrónico con instrumentos orgánicos, como el charango que siempre tiene una presencia en las tres canciones. Natem es una planta que acá la conocemos como Ayaguasca. En uno de mis viajes, pude participar de uno de los rituales que involucran la de esa planta. El disco habla sobre como uno atraviesa estas frecuencias que aparecen en estos rituales, las cosas que se reviven y se sanan en el proceso. Por eso es que existe ese orden de canciones y sus respectivos nombres.-

– ¿Cuándo comenzó este proyecto y por qué te llevó tanto tiempo grabar el material?-

– Comencé a tocar solo hace 4 o 5 años mas o menos. La verdad es que no grabé nunca en este formato, porque tampoco le encontraba la vuelta en plasmarlo únicamente en un material auditivo. Siempre encontré el proyecto como algo construido a tiempo real. He grabado, pero todos los materiales que he grabado han sido audiovisuales (sesiones, shows en vivo, etc.). Es un formato que mantengo hoy en día, pero apunta a un modelo específico y un público. Esto es un desprendimiento de Sinruido para abordar otra forma.-

– ¿De qué sirvió tu experencia con Sinruido fuera del país?-

– Los viajes dieron prácticamente todo. El disco venía construyéndose hace bastante. Quizás con los viajes que hice por Latino América pude conocer otras culturas y participar de cosas que tienen que ver con su cultura y folklore. Primero desde lo personal y luego en lo musical. Me presenté en festivales, escuelas, toqué en la calle. También me fui haciendo de instrumentos. También, gracias a una residencia que tuve en Berlín, termino de cerrar un poco esa etapa de búsqueda de sonidos y paso a cosas mas sintetizadas, que tienen colores y texturas que por ahí no te dan los instrumentos orgánicos.-

«Tengo mucha libertad en Sinruido, y es una de las cosas que más me agradan de todo eso. Puedo hacer lo que quiera musicalmente e involucrarme con experiencias sonoras y modificar sonidos con mi violín, y también puedo sacar un disco con beats y estructuras más tradicionales».

– Como artista en vivo, seguramente ya pienses en 2021. Este año para los espectáculos en vivo está cuasi perdido ¿Cómo imaginas el año que viene para este proyecto y qué te gustaría hacer?-

– Este año tan particular ya queda de lado. Confiamos en que en 2021 se pueda volver a tocar. Sinceramente no sé cómo será. Será incómodo al principio, pero se irá acomodando con el tiempo. En este proyecto, el formato es más fácil y me beneficia más ya que estoy solo. Si no puedo resolver con instrumentos, puedo resolver con una computadora.

Comentarios de Facebook